GMAO: Bueno, me equivoqué de software de mantenimiento

Mobility Work nació de una conclusión: las soluciones de GMAO son inadaptadas a las necesidades de las empresas y, con mayor razón, a las de los usuarios. Los técnicos de mantenimiento se enfrentan a programas caros e ininteligibles que ocasionan una importante pérdida de tiempo, a pesar de los precios desorbitados que pagan las empresas en comprarlos. Marc-Antoine Talva, director general de Mobility Work, habla de su profunda voluntad de revolucionar el ámbito del mantenimiento industrial y de las razones que le llevaron a imaginar la primera plataforma de gestión de mantenimiento colaborativa.

GMAO : Testimonio de compra del malo software de mantenimiento

“Hacía unos años, me vi obligado a admitir que las soluciones tradicionales conducían sistemáticamente al fracaso. Déjeme contarle como en 2011 mi experiencia catastrófica de despliegue de una solución de gestión de mantenimiento  n un grupo industrial metalúrgico, y sus consecuencias positivas me impulsaron a pensar y desarrollar la solución Mobility Work.

Todo empezó cuando tuvimos el proyecto de implementar una solución de gestión de mantenimiento en las diez fábricas del grupo. Esa voluntad de implementar una solución desencadenó el principio de los problemas. Tuvimos que reunir todos los responsables de mantenimiento del grupo, ponerse de acuerdo sobre el pliego de condiciones e identificar claramente las necesidades de cada uno. Las fábricas estaban todas ubicadas en regiones diferentes, las personas implicadas no tenían las mismas costumbres o modos de pensar y sus experiencias con soluciones de gestión de mantenimiento eran muy variadas. Tras un largo periodo de reflexión y debate, teníamos una primera versión del pliego de condiciones que, obviamente, no satisfacía la mayoría de los responsables de mantenimiento.

Después asistimos a un verdadero desfile de editores, cada uno elogiando su modelo. A pesar del entusiasmo, nos pusimos de acuerdo en decir que todas las soluciones presentadas tenían un diseño idéntico, anticuado y arcaico. Pero al grupo le necesitaba una solución de todo urgencia: finalmente elegimos un programa que parecía cumplir con nuestros requisitos por la módica suma de 120,000 euros. Estábamos entonces convencidos de haber encontrado EL programa que solucionaría todos nuestros problemas y revolucionaría nuestro mantenimiento.

Pasaron varias semanas entre la compra de la GMAO y su instalación en nuestros servidores desde un CD-Rom recibido por correo. Durante la programación, y entonces la primera utilización del servicio del editor, nos preguntamos qué versión utilizar: ¿Java o HTML? Este fue la primera pregunta de una larga serie. Encontramos las respuestas a nuestras preguntas pero quedaban muchas dificultades por venir. A lo largo de los dos meses de configuración que siguieron, los instructores del editor tuvieron que intervenir numerosas veces para ayudarnos a:

  • crear fichas de equipamiento, cada una siendo menos intuitiva que la otra;

  • configurar pantallas en las cuales teníamos que rellenar unos cien campos de entrada;

  • configurar la navegación dentro de la fábrica gracias a un sistema de planos, lo que nos pareció fenomenal durante la presentación comercial pero que resultó rápidamente complicado (cambios constantes de los planos, pérdida de los vínculos entre los gráficos, etc.).

Después de todo este proceso, hizo falta enseñarlo a los futuros usuarios durante un mes entero: por supuesto, tuvo importante repercusiones sobre el funcionamiento diario de la fábrica. ¿Qué tipo de responsable de mantenimiento puede dejar su trabajo durante un mes entero para seguir esta formación?

Tras la lectura de un manual de 250 páginas y una formación funcionando con Windows 98 para entender el funcionamiento de las pantallas gris y negras, ya estábamos listos para probar la solución de gestión de mantenimiento. Entonces pasamos a una fase bastante complicada con nuevas dificultades : lentitud de uso, aplicación bloqueada… Por un lado, queríamos que los técnicos de mantenimiento entendieran las metas de una herramienta que podía cambiar su experiencia del mantenimiento mientras, por otro lado, presentábamos un programa incompleto con el riesgo de complicar su organización diaria. Por supuesto, los técnicos de mantenimiento refunfuñaban contra el uso del software por lo que el responsable decidió ajustar la entrada de horas de mantenimiento al sobresueldo mensual. Por lo tanto, los técnicos de mantenimiento introdujeron las informaciones pedidas sin preocuparse demasiado de la calidad del contenido. No se lo puede reprochar ya que el sistema era increíblemente complejo.

Con cada error intentábamos contactar el servicio de soporte: tras haber sido redirigido innumerables veces, nos dijeron que haría falta ejecutar scripts en la base de datos para corregir los errores. Incluso si tuviéramos las habilidades informáticas necesarias, esa operación podía causar la pérdida de las funcionalidades que habíamos pasado dos meses en aprender. Entonces teníamos que elegir entre utilizar el programa a pesar de las errores o corregirlas y perder todo el trabajo hecho.

GMAO : Las primeras dificultades de uso

Tras algunas semanas de utilización, nuestro software de GMAO contenía una gran cantidad de datos, entonces quisiéramos generar nuestros primeros análisis. Pensábamos generar resultados automáticamente bajo la forma de diagrama de Pareto. Por supuesto, no fue así. Tuvimos que utilizar una herramienta de BI y crear manualmente los vínculos entre las tablas y las vistas... No teníamos ninguna manera de comprobar si habíamos cometido un error, sin embargo lo intentamos y seguimos con dos meses de autoformación durante el verano de 2012. Finalmente, obtuvimos nuestros primeros informes en papel aunque la tecnología estaba omnipresente. Ni siquiera hablo de los varios problemas de incompatibilidad con el software.

Lo mejor fue la instalación de los planes de mantenimiento porque, a pesar de los soportes explicativos, nos costaba entender el funcionamiento. Por ejemplo, planificar una operación de mantenimiento cada miércoles resultó imposible, aunque pasamos días enteros intentando entender porque no funcionaba y tuvimos dos días de formación exclusivamente dedicados a los planes de mantenimiento.

Otro tema complicado fue el ERP. Perdimos semanas de frustración tratando de implementar una comunicación entre el programa de GMAO y nuestro ERP. Al final, lo conseguimos, pero a cambio generaba errores de unidades y otros problemas. Por supuesto, tratamos de implementar este sistema en otras fábricas del grupo pero después del fracaso de tres fábricas dudamos de la rentabilidad de esa solución. ¿Era mejor seguir con el despliegue a pesar de los errores y sin garantía que funcionará, o encontrar otra alternativa después de haber invertido tanto al nivel humano, material y financiero?

Cómo habrán entendido, era un verdadero quebradero de cabeza. Finalmente, empecé a pensar en Mobility Work en respuesta a todo el tiempo de confusión que conocimos con tantas preguntas sin respuestas, investigaciones infructuosas para encontrar una solución intuitiva y tanta dedicación personal para llegar a un resultado dudoso. Quería un software sencillo, fácil de utilizar y parecido a las aplicaciones que todos solemos utilizar hoy en día. La comunidad me parecía esencial: cuando una persona encuentra problemas con una máquina, cuando se necesita una pieza de repuesto, cuando quiere obtener un consejo o una recomendación acerca de un proveedor o un fabricante, etc. es muy importante facilitar una comunicación sencilla y rápida.

Ese concepto de cooperación, mediante lo cual cada uno podría recibir la ayuda de personas familiares acerca de cuestiones de mantenimiento industrial y a cambio ayudar a otros, era sumamente importante para mí.

El motor de búsqueda de Mobility Work le permite encontrar su equipamiento en un clic y ver los resultados de su red y su comunidad.

Prueba gratis 14 días - MOBILITY WORK Ver nuestra demo

Gracias a este largo periodo de confusión y a esa experiencia infructuosa, construí mi proyecto y creamos Mobility Work: una aplicación de mantenimiento industrial intuitiva de nueva generación que facilita el trabajo de todos sus usuarios así como el funcionamiento de todo el servicio de mantenimiento industrial. Queda claro que mejorar el funcionamiento de un servicio es provechoso para la empresa entera puesto que todos los servicios deben acordarse para coordinar las acciones.

Al grupo industrial le necesitó seis semanas en julio y agosto de 2015 para lanzar y adoptar definitivamente Mobility Work en sus diez fábricas.”

Seguro que este relato de experiencia suena familiar a muchas empresas. Si ha encontrado las mismas dificultades y que los software de GMAO no le permiten controlar el mantenimiento industrial de su equipamiento con serenidad, vea nuestra video de presentación, ¡y déjese convencer! Nuestra aplicación revoluciona su experiencia del mantenimiento gracias a la plataforma intuitiva y su uso sencillo. ¡Estamos listo para acompañarle en su transición hacia la industria 4.0!

Recibir nuestras últimas noticias