Contratos de mantenimiento industrial: definición y consejos

Ante la aparición de la industria 4.0, los servicios y los contratos de mantenimiento industrial están experimentando una importante transformación: se espera de los técnicos que sean más especializados y cualificados mientras limitando los efectivos.

Contratos de mantenimiento industrial : definición y consejos

Este nuevo tipo de organización implica una serie de limitaciones vinculadas a diferentes factores:

  • Una sobrecarga puntual de trabajo en relación con las capacidades del servicio

  • obras demasiado especializadas

  • problemas de contratación, planes de carrera, etc.

De este modo, las empresas se ven obligadas a subcontratar una parte de su actividad, en particular las operaciones poco técnicas o, al contrario, operaciones de mantenimiento altamente especializadas (termografía, por ejemplo). Las tareas más subcontratadas son las de pintura, plomería, carpintería, mantenimiento de zonas verdes, servicios generales, actividades relacionadas con la producción y tareas de regulación. Por otro lado, el mantenimiento de los sistemas de producción se realiza generalmente de forma interna, ya que requiere un excelente conocimiento de la herramienta, y no se puede delegar en un subcontratista la realización de su mantenimiento correctivo y preventivo sistemático.

Con el calendario de la GMAO Mobility Work, los equipos de mantenimiento planifican su día de trabajo. 

Pruebe gratis nuestro software de mantenimiento Planificar una demo

¿Cuáles son los diferentes tipos de contratos de mantenimiento industrial?

Un contrato de mantenimiento industrial es un acuerdo entre varias partes rigiendo la relación profesional entre el cliente y el proveedor de servicios. Proporciona una garantía y protección a las partes en caso de litigio. Existen dos tipos de contratos: el contrato de medios y el contrato de resultados.

El contrato de medios implica que la empresa proveedora de servicios despliegue todos los recursos humanos, materiales e inmateriales y lleve a cabo las tareas concretas necesarias para realizar la intervención, sin comprometerse a lograr un resultado cuantificable definido de antemano.

El contrato de resultados compromete a la empresa prestadora de servicios a realizar un servicio definido por un rendimiento y objetivos definidos y cuantificados, y debe demostrarlo de acuerdo con las condiciones definidas en el contrato: tasa de disponibilidad de la máquina, plazos de ejecución, costes, medio ambiente, fiabilidad, seguridad, etc.

Antes de optar por un tipo de contrato en lugar de otro, hace falta tener en cuenta varios criterios importantes, como el ámbito de intervención, el estado inicial del activo, sus condiciones futuras de uso, la política de mantenimiento de la empresa, los indicadores de mantenimiento disponibles, etc.

Etapas de implementación

Para que un contrato de mantenimiento industrial se lleve a cabo con éxito, es necesario seguir varios pasos para garantizar la sostenibilidad de los activos industriales en cuestión. Como primer paso, cabe realizar un inventario inicial de los distintos elementos que deben tenerse en cuenta: documentos técnicos, recursos disponibles, conocimientos técnicos, etc.

Por lo tanto, es esencial definir diferentes tipos de cláusulas y obligaciones. Las cláusulas legales son imprescindibles y permiten designar a los diferentes interesados y definir el objeto del contrato, así como sus términos (calendario, forma de ejecución, etc.), pero también los derechos de propiedad, la confidencialidad, la resolución de conflictos, la responsabilidad, y la legislación social, etc.

Las cláusulas comerciales tienen por objeto definir el precio del servicio, la forma de pago, las garantías y sanciones financieras, etc.

Las cláusulas técnicas especiales tienen por objeto establecer las provisiones técnicas necesarias para la prestación del servicio y proporcionar una descripción precisa de las mismas que puede basarse en el contenido o resultado del servicio. Esta última, que es más frecuente, da más libertad al proveedor de servicios y puede definirse de varias maneras: en términos de disponibilidad, uso potencial, tarifa, capacidad de producción, etc.

Por otra parte, las cláusulas de salud y seguridad varían según la naturaleza misma de las obras.

El respeto de estas diferentes etapas antes de la prestación del servicio permite así establecer una relación contractual sana entre las partes implicadas, definiendo claramente sus deberes y obligaciones, así como el cumplimiento de todas las obligaciones normativas en vigor.

Consideraciones financieras

La subcontratación y la externalización de ciertos servicios implica una inversión financiera que debe controlarse desde el principio; por lo tanto, es esencial estudiar precisamente la rentabilidad, así como definir el método de cálculo del precio. Existen 4 métodos principales para calcular los precios:

  • El pago fijo

El precio se fija antes de la prestación del servicio y es independiente de los recursos utilizados por la empresa de servicios; por lo tanto, es conveniente prestar atención al inventario inicial y a las cláusulas técnicas específicas mencionadas anteriormente.

  • Los gastos controlados

En este caso, el precio se define después de la ejecución del servicio (obligación de resultados o medios) en función de los medios empleados y del tiempo pasado por la empresa de mantenimiento: tarifa horaria, tasa de margen sobre los suministros, personal implicado, facturas sobre los suministros, etc.

  • Los gastos limitados controlados

El proveedor de servicios se compromete a no superar un determinado límite.

  • El pago fijo parcial

Para cada uno de los métodos mencionados anteriormente, la responsabilidad es asumida por una sola parte. Por lo tanto, el mantenimiento de pago fijo parcial propone una solución a medio plazo que permite repartir las responsabilidades entre los actores y que tiene en cuenta dos elementos a la hora de calcular: una primera parte a precio fijo y una segunda parte proporcional a los recursos adicionales utilizados, como en el caso del cálculo del precio en gastos controlados.
 

Los beneficios de las GMAO 4.0 para gestionar sus contratos de mantenimiento industrial

La emergencia de soluciones de GMAO de nueva generación le permite comprender con facilidad la gestión de sus diferentes contratos de mantenimiento industrial: móvil e intuitiva, la plataforma de gestión de mantenimiento de nueva generación Mobility Work le ayuda a mejorar el seguimiento de sus contratos de mantenimiento industrial (proveedores de servicios, equipos, recambios, activos inmobiliarios y edificios) y la gestión de los equipos bajo garantía.

Cree sus hojas de equipamiento en la aplicación de gestión de mantenimiento Mobility Work para añadir tareas y actividades.

Pruebe gratis nuestro software de mantenimiento Planificar una demo

Identifique rápidamente su equipo bajo contrato de mantenimiento gracias al sistema de etiquetas proporcionado por la GMAO Mobility Work: etiquete el equipo en cuestión para comunicar informaciones a sus colegas y para encontrarlos fácilmente, y siga todos los servicios y tareas realizadas por la empresa de servicios en la hoja del equipo.

Manténgase en contacto con sus proveedores: encuéntrelos entre los resultados de la comunidad a través de la búsqueda, en la pestaña "empresa", o añádalos usted mismo a través del botón "crear una empresa". Esto permite alimentar la libreta de direcciones de la comunidad de GMAO y facilitar los intercambios con ellos. También puede calificarlos según varios criterios (calidad del servicio, respeto de los plazos, etc.), asignarles un comentario y discutirlos con otros usuarios de la plataforma.

Mobility Work le apoya en su transición hacia la industria 4.0, facilita sus intercambios con los diferentes actores del mundo del mantenimiento, y le auyda a gestionar sus contratos de mantenimiento industrial con mucha facilidad. Para más información, no dude en ver nuestro vídeo de presentación.

Recibir nuestras últimas noticias